Túneles de Londres: el Blackwall Tunnel

Blackwall Tunnel

El túnel de Blackwall es el trecho de la ruta A102 que corre por debajo del Támesis, entre Greenwich y Tower Hamlets. Es un vínculo de vital importancia entre las dos zonas que se extienden al norte y al sur del río.

El cruce del río es clave para el transporte, sea local o de larga distancia, entre las riberas norte y sur del Támesis, y forma parte de una ruta que une el Sudeste de Londres y Kent con la zona céntrica de Londres.

Por el lado norte, el tráfico ingresa desde la ruta A12, y por el sur, desde la A2. Antes de la apertura del túnel de Dartford, el Blackwall era el cruce para vehículos más oriental del río, con excepción del ferry.

En los túneles no está admitida la circulación de peatones, ciclistas ni ningún medio de transporte que no sea motorizado. Hay líneas de buses que hacen su recorrido a través de los túneles.

El túnel de Blackwell, de más de cien años de antigüedad, acaba de ser reabierto a la circulación después de un período de trabajos de restauración. Las obras incluyeron importantes mejoras, entre ellas la apertura de un nuevo camino en la entrada norte para desviar los vehículos que exceden cierto límite de peso antes de que ingresen al túnel. También se hicieron mejoras en los sistemas de iluminación, ventilación y señalización.

Pero un túnel, por más que se modernice, parece no perder jamás su cuota de misterio. Y en el caso del Blackwall siguen circulando leyendas que datan de tiempos no tan remotos.

Una de las historias que se cuentan es la de un personaje, visto a veces como hombre, otras como mujer, que hace dedo en el interior del túnel y consigue que un motociclista lo levante; en uno de los casos el conductor de la moto, antes de salir del túnel por la orilla norte del río, advierte, azorado, que su pasajero ha desaparecido; se desespera pensando que se le cayó y lo perdió por el camino, y vuelve sobre sus pasos para buscarlo, pero no lo halla. Al día siguiente, visita la dirección que el pasajero le había dado al subir a su vehículo, y descubre que esa persona en realidad había muerto en un accidente de motocicleta unos diez años atrás.

Son varias las versiones que se cuentan, y aunque varían en los detalles, la historia en esencia es la misma. Yo no creo en fantasmas, pero…

Foto Vía: Wikipedia.org

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Que ver en Londres



Deja tu comentario