- Sobre Londres - https://sobrelondres.com -

La Casa de Dennis Severs, fantasmas en Londres

En Londres hay una gran variedad de atracciones para toda la familia, pero uno de los sitios más divertidos, extraordinarios y únicos es la Casa de Dennis Severs, la mansión en la que vivirá una experiencia increíble.

En el 18 de la calle Folgate encontrará una casita que no llama mucho la atención, pero dentro vivirá las situaciones más insólitas que ofrece Londres.

Gracias a la gran imaginación de Dennis Severs, la Mansión Huguenot, es una casa decorada perfectamente con el estilo del siglo XVIII. Hasta aquí no tiene nada de inusual, pero si presta atención y guarda silencio, notará que algunos de los miembros de la familia están en la habitación de al lado, o acaban de salir de la habitación donde usted recién ha entrado, ya que han dejado el saco olvidado en la silla, o la taza de té a medio beber y las velas encendidas. Todo a nuestro alrededor nos hace pensar que la casa está habitada y vive su rutina habitual mientras nosotros como visitantes fantasmas paseamos por los salones sin ser advertidos.

Los aromas, la posición de los objetos, los murmullos y los fuegos recién encendidos estimulan la imaginación de los visitantes que se sienten como dentro de un cuadro del siglo XVIII. Es un juego que Dennis Severs creó para sí y luego compartió con sus amigos que lo incentivaron a compartirlo con los visitantes de Londres que quieran vivir la sensación de ser fantasmas.

La Casa de Dennis Severs, está divida en 10 habitaciones que se decoran en los estilos de los años 1724 a 1914, pero no es sólo la decoración lo que verá, sino el uso de los objetos, los sonidos, las costumbres de las personas y los aromas que se olían en aquellos tiempos en una mansión.

Un detalle a tener en cuenta es que por mucho que parezca para los niños no será una experiencia divertida, ya que para disfrutarla hay que permanecer en silencio y transitar por los salones de la casa observando y apreciando la decoración, de la misma manera que lo haría en una galería de arte, con la diferencia de que en esta ocasión, se podría decir que es uno quien está dentro del cuadro.

Foto Vía: George