El Palacio de Westminster, arquitectura e historia

parlamento-ingles-2

El majestuoso edificio de estilo neogótico que se alza en la margen norte del Támesis, en la Parliament Square, fue construido como residencia real, allá por los tiempos de Enrique VIII, y actualmente reúne las dos Cámaras del Parlamento británico.

Es famoso por contener la Torre del Reloj, más conocido como Big Ben y es una de las grandes atracciones turísticas de Londres, por lo que vale la pena conocer un poco de su curiosa historia.

Dos veces fue afectado por incendios y sobrevivió a las llamas; la primera en 1512, y fue entonces cuando dejó de ser residencia de los reyes; la segunda, en 1834, cuando el fuego consumió gran parte de su estructura, y la reina Victoria lo hizo reconstruir en el el estilo gótico que exhibe en la actualidad. Luego, durante la Segunda Guerra Mundial, fue dañado por los bombardeos con grandes destrozos.

Heroicamente el Palacio de Westminster volvió a surgir de sus ruinas, y en la actualidad es la imagen emblemática de la ciudad. Las últimas obras que se hicieron fueron el mantenimiento de la fachada del Parlamento y, en el año 2000, la finalización de la Casa Portcullis, un edificio moderno destinado a las oficinas, que se comunica con el Parlamento a través de un túnel que pasa debajo de la calle.

En los trabajos de remodelación de 1834 colaboró Augustus Pugin, precursor de los decoradores de interiores, y sus exquisitos diseños subsisten hasta hoy en todos los salones del Parlamento, reproducidos también en los souvenirs que están a la venta en el interior del palacio.

El Salón Westminster es una de las pocas partes que se conservan del edificio original, aunque el techo, por ejemplo, tuvo que ser reconstruido; tiene la forma de la quilla de un barco, y es simbólico de la riqueza del país en la época de su construcción.

La mayoría de los salones tiene forma alargada, y están profusamente decorados con exquisito gusto; hay pinturas que cubren paredes enteras, y multitud de detalles decorativos en el techo, las paredes, así como en el mobiliario y los adornos.

El edificio comprende dos partes, que albergan, respectivamente, la Casa de los Comunes y la Casa de los Lores. Se distinguen decorativamente por el color: a los primeros corresponde el verde, y a los segundos el rojo. En la Casa de los Lores hay un espacio decorado en roble y oro, que está reservado a las visitas de la reina.

La cantidad de habitaciones del palacio es inmensa: hay bibliotecas, comedores, salas de reunión, gimnasios y bares, y una estructura similar se desarrolla en el subsuelo. La Torre del Reloj es un capítulo aparte.

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Que ver en Londres



También te interesará...

Deja tu comentario