Victoria Embankment, paseos a orillas del Támesis

El embarcadero Victoria

Para disfrutar una tarde de sol, te propongo una caminata por el malecón conocido como Victoria Embankment. La estación del metro más cercana es Embankment Tube.

Victoria Embankment es un tramo de la calle, las aceras y jardines de la orilla norte del Támesis que va desde el puente de Westminster hasta el puente de Blackfriars, y tiene la ventaja de que las aceras a ambos lados de la calle son amplias y la extensión total tiene la medida justa para que recorrerla sea verdaderamente un paseo agradable.

A la belleza paisajística del lugar se suman diversas atracciones. Una de ellas, no la menor, es que Victoria Embankment se halla en la zona llamada Theatreland, o sea, el distrito de los teatros, en el corazón del West End; cuenta con unos 40 escenarios distribuidos en el espacio que ocupa entre The Strand al sur, Oxford Street al norte, Regent Street al oeste y Kingsway al este.

Es fama que Theatreland rivaliza con el Broadway de Nueva York por atraer a los principales actores y estrellas internacionales, y como en su par norteamericano, aquí predomina la comedia musical. Muchos teatros se destacan por sus espléndidas fachadas neoclásicas, románicas o victorianas y sus lujosos interiores. Los más conocidos son el teatro Lyceum, el Savoy, el Teatro Real, el Aldwich y el London Palladium.

The Embankment, como se conoce coloquialmente al malecón, es uno de los rasgos característicos de la city londinense. Su construcción se remonta a 1870, y se hizo para descongestionar la Strand y la Fleet Street.

Acentúan la belleza del conjunto los magníficos jardines con su exuberante vegetación, poblados de cafés al aire libre, que hacen uno de los mayores atractivos de Londres. En verano se dan también conciertos al aire libre.

Una gran variedad de monumentos situados en puntos estratégicos dan mayor relieve al Embankment. Verás los que conmemoran a personajes importantes como Robert Burns, Robert Raikes, Arthur Sullivan, y el general Gordon. Pero la estatua más llamativa no es de un ser humano, sino de un ser mítico, el Chindit birmano, que es el guardián de las pagodas y templos birmanos. El sentido de su presencia es que conmemora la campaña de Birmania durante la Segunda Guerra Mundial.

Después de haber recorrido el Embankment a pie, seguramente cederás a la tentación de embarcarte en uno de los cruceros programados, ya sea en ferry o catamarán, que van desde Westminster Pier hasta Kew y Hampton Court. Es una excelente opción para apreciar desde el río la arquitectura que rodea al bello malecón, con una vista panorámica de sus principales monumentos, palacios, torres y parques.

Foto Vía: Flickr por Secret Pilgrim

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Que ver en Londres



También te interesará...

Deja tu comentario