Harrods, lujo y exclusividad en Londres

Harrods, Londres

Uno de los mejores sitios para realizar compras en Londres, o simplemente para pasear por su interior, son los exclusivos almacenes Harrods, cuya fama y prestigio han sobrepasado con creces las fronteras de Inglaterra. Tiendas de ropa y accesorios, perfumerías, cafeterías, restaurantes y mucho más podremos encontrar en su interior. Hoy en día, éste es uno de los pocos lugares que pueden presumir de tener clientes que viajan desde otros países para comprar en estos almacenes.

Pero, a pesar de lo que pueda parecer, los inicios de estos lujosos almacenes no pudieron ser más humildes. Su fundador fue un modesto comerciante de té llamado Charles Henry Harrod que, debido a las epidemias que sufrió Londres a mediados del siglo XIX, se vio obligado a cerrar su negocio y trasladarlo desde el centro de la ciudad hasta Knightsbride, un barrio de las afueras. Poco después, la fortuna sonrió a Charles cuando la Exposición Universal fue celebrada el Knightsbride, lo cual supuso un gran empujón para el desarrollo del lugar, convirtiéndose al poco en un lugar de moda entre la gente de clase alta.

Con cada vez más clientes, el negocio de Harrods prosperó hasta que fue heredado por su hijo, también llamado Charles, quien añadió el exquisito trato al cliente que da fama a esa tienda. Un buen ejemplo de ello es que, tras sufrir un pequeño incendio en el almacén en el año 1883, todos los clientes que tenían algún pedido recibieron las disculpas de Charles, quien les aseguraba que sus compras sólo se retrasarían unos pocos días.

A finales del siglo XIX, el negocio pasa a manos de Richard Burbidge, quien vuelve a marcar la diferencia instalando la primera escalera mecánica de Londres cuatro años después de haber adquirido su nuevo negocio. A principios ya del siglo XX, Burbidge realiza una completa remodelación de la tienda, así como la inclusión de mosaicos, cuadros y todo tipo de adornos que terminaron por encandilar incluso a la Familia Real Británica.

Hoy en día, casi la mitad de las ventas que realiza Harrods son a personas que viajan hasta Londres para comprar en sus comercios, aunque comprar no es lo único que podemos hacer en su interior. Aquí hay variedad de restaurantes que van desde un clásico bar español de tapas hasta la exótica comida japonesa e incluso existe una cerveza exclusiva de la casa llamada, como no podía ser de otra manera, Harrods. Por supuesto, hay que recalcar que no es un lugar barato, pero sólo por su exuberante decoración y por su siglo y medio de historia tiene más que merecida una visita.

Foto vía: localnomad

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Comprar en Londres



También te interesará...

Deja tu comentario